Es el dispositivo para el control de la energía consumida. una ruedecilla da una cantidad de vueltas por Kw consumido. A más consumo más rápido girará. Además del consumo suele indicar: Voltios, amperios, tipo de corriente (alterna o contínua) y el número de vueltas de disco que supone un Kw.
Para averiguar que contador es el ideal, multiplique la tensión por el amperaje y se conocerá el tipo de contador que necesita.
A título indicativo, un televisor, nevera, iluminación de unos 3 puntos o cuatro a la vez, bastara con un contador de 3 Kw.
Si a lo anterior añadimos un lavavajillas y electricidad en la cocina en vez de gas, el contador deberá ser de entre 6 y 9 Kw.
Si añadimos calefacción eléctrica y termo eléctrico, además de la plancha, dicho contador deberá soportar hasta 18 Kw.