Mitologia Japonesa
El Foro Latino
Retroceder   El Foro Latino > TEMÁTICOS > Historia y Mitología
Recuperar Contraseña | Registrate!

Mitologia Japonesa

Mitologia Japonesa PANTEON JAPONES Ama no Uzume Ama no Uzume es la diosa (kami) de la felicidad, la fertilidad y la danza. Ella fue, en gran parte, responsable de la salida de Amaterasu fuera de su caverna. Amaterasu Amaterasu (kanji, katakana) o Amateratsu es la diosa del sol en el ...(continúa debajo en el tema)


Búsquedas:

ave fenix japones

fenix japones

fenix en japones

fenix japones significado

ho-oo fenix japones

significado de ave fenix japones

ave fenix en japones

que representa la serpiente en la cultura japonesaque representa la serpiente blanca en japonpanteon dioses japonesescomo se dice fenix en japonespanteon de dioses japonesesave fenix japonésLeyenda japonesa del ave fenixserpiente blanca japon

Crear Nuevo Tema  Respuesta
 
Herramientas
Antiguo 15-Apr-2008, 16:50   #1
Forero Top
 
Avatar de Forero
 
Ingreso: 08-April-2008
Ubicación: Baires
Edad: 46
Mensajes: 1.777
Forero está en el buen camino
Predeterminado Mitologia Japonesa

Mitologia Japonesa





PANTEON JAPONES
Ama no Uzume
Ama no Uzume es la diosa (kami) de la felicidad, la fertilidad y la danza. Ella fue, en gran parte, responsable de la salida de Amaterasu fuera de su caverna.
Amaterasu
Amaterasu (kanji, katakana) o Amateratsu es la diosa del sol en el sintoísmo y la mítica antepasada de la familia real de Japón. Su nombre completo es Amaterasu ōmikami y significa diosa gloriosa que brilla en el cielo.
Izanagi
Izanagi, en el sintoísmo, es el cielo primordial que, junto con su mujer Izanami, creó el mundo.
Izanami
Izanami, en el sintoísmo, es una diosa primordial y mujer del dios Izanagi. Junto con él creó el mundo.
Susanowo
Susanowo, en el sintoísmo, es el dios de la Luna. Es el hermano de Amaterasu, la diosa del Sol.

LEYENDAS
La mitología japonesa es realmente curiosa por el baile de dioses, monstruos y seres de todo tipo, que nacen a partir de cualquier parte corporal o prenda, aman, mueren, crean...
Se trata de una mitología rica y única en el mundo, de la que vale la pena conocer al menos los puntos más destacados. En este primer capítulo veremos lo ocurrido desde la creación de las islas de Japón hasta la retirada del dios Izanagi a su morada en el cielo, tras dividir el mundo entre sus hijos.
El nacimiento del Japón
En el principio, tras la formación del Cielo y de la Tierra, tres dioses se crearon a sí mismos y se escondieron en el cielo. Entre este y la Tierra apareció algo con aspecto de un brote de junco, y de él nacieron dos dioses, que también se escondieron. Otros siete dioses nacieron de la misma manera, y los dos últimos se llamaron Izanagi e Izanami,

LEYENDAS
Izanagi e Izanami
Estos dos dioses fueron encargados por los demás dioses de formar las islas japonesas. Izanagi e Izanami, entonces, hundieron una lanza adornada con piedras preciosas en el mar inferior, la agitaron y al sacarla, las gotas que de ella resbalaban formaron la isla de Onokoro. Descendiendo de los cielos, Izanagi e Izanami resolvieron construir allí su hogar, así que clavaron la lanza en el suelo para formar el Pilar Celestial.

Izanagi e Izanami, deteniéndose en el puente flotante del Cielo, se preguntaron: "¿Es que no hay un país allá abajo?" Entonces empuñaron la lanza enjoyada del Cielo y buscando a tientas dieron con el océano. El algua salobre desprendida de la punta de la lanza se coaguló y se transformó en una isla a la que llamaron Onokoro. Entonces, las dos divinidades descendieron y se establecieron en las islas. Y decicideron convertirse en marido y mujer, y producir países.
Descubrieron que sus cuerpos estaban formados de manera diferente, por lo que Izanagi preguntó a su esposa Izanami si sería de su agrado concebir más tierra para que de ella nacieran más islas. Como ella accedió, ambos inventaron un matrimonio ritual: cada uno tenía que rodear el Pilar Celestial andando en direcciones opuestas. Cuando se encontraron, Izanami exclamó: “¡Qué encantador! ¡He encontrado un hombre atractivo!”, y a continuación hicieron el amor.
En lugar de parir una isla, Izanami dio a luz a un deforme niño-sanguijuela al que lanzaron al mar sobre un bote hecho de juncos. Después se dirigieron a los dioses para pedir consejo, y estos les explicaron que el error estaba en el ritual del matrimonio, ya que ella no debía haber hablado primero al encontrarse alrededor del Pilar, pues no es propio de la mujer iniciar la conversación. Así pues, ambos repitieron el ritual, pero esta vez Izanagi habló primero, y todo salió según sus deseos.

LEYENDAS
Con el tiempo, Izanagi concibió todas las islas que forman el Japón, creando, además, dioses para embellecer las islas, y después hicieron dioses del viento, de los árboles, de los ríos y de las montañas, con lo que su obra quedó completa. El último dios nacido de Izanami fue el dios del fuego, cuyo alumbramiento produjo tan graves quemaduras en los genitales de la diosa que ésta murió. Y todavía, mientras moría, nacieron más dioses a partir de su vómito, su orina y sus excrementos. Izanagi estaba tan furioso que le cortó la cabeza al dios del fuego, pero las gotas de sangre que cayeron a la Tierra dieron vida a nuevas deidades.

LEYENDAS
El más allá
Tras la muerte de Izanami, Izanagi quiso seguirla en su viaje a Yomi, la región de los muertos, pero ya era demasiado tarde. Cuando llegó allí, Izanami ya había comido en Yomi, lo que hacía imposible su vuelta al mundo de los vivos. La diosa pidió a su esposo que esperase pacientemente mientras ella discutía con los demás dioses si era o no posible su retorno al mundo, pero Izanagi no fue capaz; impaciente, rompió una punta de la peineta que llevaba, le prendió fuego para que le sirviese de antorcha y después entró en la sala. Lo que vio allí fue espantoso: los gusanos se retorcían ruidosamente en el cuerpo putrefacto de Izanami.

Japón está repleto de lugares de culto y superstición, como las "rocas del marido y mujer" (Meoto Iwa, en Futami)
Izanagi quedó aterrado al contemplar la visión del cuerpo de Izanami, por lo que dio media vuelta y salió huyendo de allí. Encolerizada por la desobediencia de su marido, Izanami envió tras él a las brujas de Yomi y a los fantasmas del lugar, pero Izanagi pudo despistarlos haciendo uso de sus trucos mágicos. Cuando por fin llegó a la frontera que separa el mundo de los muertos del de los vivos, Izanagi lanzó a sus perseguidores tres melocotones que allí encontró, retirándose las brujas y fantasmas a toda prisa.
Finalmente, fue la propia Izanami quien salió en persecución de Izanagi. Este colocó una gigantesca roca en el paso que unía Yomi con el mundo de los vivos, de modo que Izanami y él se vieron uno a cada lado del enorme obstáculo. Izanami dijo entonces: ”Oh, mi amado marido, si así actúas haré que mueran cada día mil de los vasallos de tu reino”, a lo que Izanagi contestó “Oh, mi amada esposa, si tales cosas haces yo daré nacimiento cada día a mil quinientos”. Finalmente llegaron a un acuerdo, mediante el cual la cifra de nacimientos y fallecimientos se mantienen en la misma proporción. Ella le dijo que debía aceptar su muerte y él prometió no volver a visitarla. Entonces ambos declararon el fin de su matrimonio. Esta separación significó el comienzo de la muerte para todos los seres.

LEYENDAS
La creación de los dioses mayores
Izanagi se sometió entonces a un proceso de purificación para librarse de la suciedad que pudiera haber contaminado su cuerpo durante el descenso al mundo inferior. Llegó a la llanura junto a la desembocadura del río y se libró de sus ropas y de todo cuanto llevaba. Y allí donde dejaba caer una prenda o un objeto, del suelo salía una deidad. Y nuevos dioses se iban creando a medida que Izanagi entraba en el agua para limpiar su cuerpo. Finalmente, cuando lavó su cara fueron creados los dioses más importantes del panteón japonés; al secar su ojo izquierdo apareció Amaterasu, la diosa Sol; de su ojo izquierdo nació la diosa Luna, Tsuki-yomi; el dios de la tormenta, Susanô, fue engendrado de su nariz.
Izanagi decidió entonces dividir el mundo entre sus hijos. Encargó a Amaterasu el gobierno del cielo, a Tsuki-yomi el de la noche y a Susanô el cuidado de los mares. Pero este último dijo que prefería ir al mundo inferior con su madre, así que Izanagi lo desterró a Yomi y después se retiró del mundo para vivir en el alto cielo.

Este caballo sagrado, en el templo Ise-Jingû, de la ciudad de Ise, espera pacientemente la llegada de los dioses.

LEYENDAS
El engaño de Susanô
Antes de ser desterrado a Yomi, Susanô quiso despedirse de Amaterasu, pero en realidad quería traicionarla ya que estaba celoso de la belleza y preeminencia de su hermana. Amaterasu, recelosa de la actitud de su hermano, se armó con arco y flechas antes de acudir a la cita, pero Susanô se mostró realmente encantador y acabó cautivando a la diosa con la sugerencia de engendrar hijos juntos como prueba de buena fe. Amaterasu accedió, pero antes exigió que le entregase su espada, que inmediatamente quebró con su boca en tres pedazos, mientras de su aliento salían tres diosas. Susanô pidió a Amaterasu cinco collares, los cuales masticó para engendrar otros tantos dioses.

La diosa del Sol, Amaterasu.
Al momento se entabló una discusión entre ambos por la custodia de los hijos, pues Amaterasu los reclamaba como suyos al haber sido formados de sus propias joyas. Su hermano, sin embargo, creyó haber engañado a la diosa y lo celebró rompiendo las paredes que contenían los campos de arroz, bloqueando los canales de irrigación y defecando en el templo donde había de celebrarse el festival de la cosecha. Su desconcertante comportamiento es el germen de la enemistad que nació entre los dos dioses. Susanô, a pesar de haber sido desterrado, se quedó merodeando por la Tierra y el Cielo.

LEYENDAS
La desaparición del sol
Un día, mientras Amaterasu se encontraba tejiendo ropas para los dioses, Susanô arrojó un caballo desollado que atravesó el tejado de la sala en la que la diosa y sus ayudantes trabajaban. Una de ellas se asustó de tal modo que se pinchó con la aguja y murió.Tan atemorizada quedó la propia diosa que después de aquello se escondió en una cueva y bloqueó la entrada con una enorme piedra. Sin la diosa Sol, el mundo quedó sumido en la oscuridad y el caos.
Una asamblea de ochocientas deidades se reunió para hallar la manera de sacar a Amaterasu de la cueva. Decidieron que la única manera de lograrlo sería excitando su curiosidad, así que decoraron un árbol con ofrendas y joyas, encendieron fuego y danzaron al ritmo de los tambores, alabando la belleza de otra diosa para provocar sus celos. Colocaron un espejo mágico a la entrada de la cueva, llevaron gallos al lugar para que cantaran y persuadieron a la diosa de la aurora, Ama No Uzume, para que bailara. En un momento de abandono, la diosa empezó a quitarse las ropas, para solaz del resto de los dioses, que la llamaron “terrible hembra del cielo”.

En esta cuevecita fue donde supuestamente se escondió Amaterasu (Isobe, prefectura de Mie).
Como esperaban, Amaterasu se asomó a la entrada de la cueva para averiguar qué estaba sucediendo. Los dioses respondieron que estaban celebrando una fiesta porque habían encontrado a su sucesora y que esta era incluso mejor que la propia Amaterasu. Sin pensarlo, la diosa salió de la cueva y vio su reflejo en el espejo mágico. En ese momento, el dios Tajikawa la agarró, obligándola a salir de su escondite y bloqueando la entrada para impedir que volviera a desaparecer. La vida volvió a la Naturaleza y desde aquel momento el mundo ha conocido el ciclo normal del día y la noche. El espejo fue confiado al mítico primer Emperador de Japón, descendiente directo de la diosa, como prueba de su divino poder.

LEYENDAS
Los ochocientos dioses castigaron a Susanô cortando su barba y bigote, arrancándole las uñas de las manos y los pies, y arrojándole del Cielo. Fue entonces cuando el dios comenzó su vida errante y vagabunda por la Tierra.
Conclusión
Los mitos de la creación de Japón hacen referencia directa a un buen número de deidades y tienen su origen en antiguas religiones folclóricas de la región. Por muy importantes que sean, los dioses del Sol, la Luna y las estrellas no están solos en los cielos. A ellos se une un enorme número de espíritus menores de ancestrales raíces, los kami, los budas y bodhisattvas, todos ellos conviviendo pacíficamente.

El Naiku del Ise-Jingû, es el templo sintoísta más importante del mundo y está dedicado a la diosa Amaterasu

DEIDADES
AMETERASU
Amaterasu era la diosa del Sol en la más vieja religión Japonesa llamada Sintoísmo. Cuando su hermano Susanowo la trató mal, ella se escondió en la cueva del cielo y cerró la entrada con una enorme piedra. Esto hizo al mundo obscuro, y los espíritus malos salieron de sus escondites.
Desesperados, los dioses en una conferencia decidieron hacerle una trampa para que saliera, e hicieron una fiesta cerca de la cueva. Pusieron un espejo enorme al frente de la cueva y joyas preciosas en un árbol. Uzume, el dios de la risa, comenzó un baile acompañado de música ruidosa.
Al escuchar la música y la risa, Amaterasu sintió tanta curiosidad que miró hacia fuera para saber que estaba pasando. Ella se fascinó tanto con su propio reflejo brillante en el espejo que salió de la cueva. Finalmente, la luz cubrió y coloreo al mundo una vez más.

DEIDADES
TSUKI-YOMI
Tsuki-Yomi era el dios de la Luna de acuerdo con la más antigua religión Japonesa, Shinto, que significa “la manera de los dioses.” Tsuki-Yomi nació del ojo derecho del ser primordial Izanagi. Tsuki-Yomi inicialmente vivó en el Paraíso con su hermana la diosa del Sol, Amaterasu.
Una vez, Amaterasu envió a su hermano como representante ante la diosa de los alimentos, Uke Mochi. Para celebrar, la diosa de la comida le ofreció una espléndida comida, creada de su boca y su nariz. Tsuki-Yomi estaba tan disgustado que la mató. Cuando Amaterasu supo del crimen de su hermano, se enojó mucho y no quiso ver más a su hermano. Desde entonces, hermano y hermana viven separados, alternándose en el cielo. Por esto el día siempre sigue a la noche.

DEIDADES
SUSANOWO
Susanowo era el dios del mar y de las tormentas de acuerdo con la antigua religión Japonesa Shinto, que significa "la manera de los dioses". El tenía un temperamento impulsivo y furioso. Podía crear violentas tormentas que causaban mucho daño. Una vez, su hermana, la diosa del Sol Amaterasu, estaba tan apenada con su ira que decidió esconderse en la cueva del cielo.
Por desgracia, sin Amaterasu, que reinaba en el reino de la luz, la obscuridad cubrió al mundo. Los espíritus malvados salieron de sus escondites. Usando un truco, la asamblea de los dioses hicieron que Amaterasu saliera de la cueva. Una vez más la luz invadió y coloreó al mundo. Para evitar un accidente similar, los dioses mandaron a Susanowo a la provincia de Izumo y le quitaron todo lo que tenía.
Después de esto, Susanowo tuvo que sobrevivir muchas aventuras peligrosas. Una vez el mató a una serpiente mostruosa que tenía ocho cabezas y encontró la espada sagrada, Kusanagi. Después de muchos viajes de aventuras, Susanowo fue a vivir con su madre Izanami en el inframundo.

FOLKLORE
KITSUNE
Definitivamente una de las criaturas más representativas y más queridas en la cultura japonesa.
Los kitsune ( o literalmente "zorros") son tal vez los más graciosos y simpáticos animales (exceptuando tal vez a los tanuki) usados en las historias (manga, animé, cuentos, etc). Su carácter jovial y curioso aunado a su inteligencia los hacen los mejores en el arte del engaño.
Se dice que los kitsune poseen, a parte de su capacidad de transformarse en virtualmente cualquier cosa, una forma de defensa llamada "kitsunebi" (o "fuego de zorro") que se produce cuando un kitsune frota sus colas.
Algo que distingue al zorro común del kitsune es el atributo de su o sus colas. Dependiendo de la habilidad del kitsune este puede tener desde una hasta nueve colas, siendo los más sabios y viejos los únicos que alcanzan tal poder.
Los kitsune reciben sus colas cada vez que realizan una acción digna de esto, pero pueden ser castigados quitándoles alguna. La Gran Dama (algo así como la diosa o Reina de los kitsune) es la única que posee más de 9 colas, y dependiendo de la fábula puede tener desde 10 hasta 1000 colas.
Se dice que solamente las personas religiosas (como los sacerdotes) son capaces de ver a través de las ilusiones kitsune y disolverlas al contacto, también ellos son los únicos capaces de expulsar a un kitsune que ha poseído a alguna persona.
Finalmente, a los kitsune se les relaciona con la deidad Inari.
Hace poco me encontré con un cuento completo acerca de un kitsune, así que aquí lo transcribo lo mejor que pueda:
Kitsune-Nyôbô o la Esposa Kitsune
Hace mucho tiempo existía una pequeña y solitaria casa en lo profundo de los bosques del Norte de Japón. La casa era el hogar de un cazador, quien solía alimentarse con los conejos, aves y otras piezas que se encontraban en aquellas montañas y bosques.
Como cabría esperar de un hombre viviendo sólo en las profundidades de uno de los ya de por sí más solitarios parajes de Japón, el cazador vivía al día; si no era capaz de encontrar algún ave, un jugoso conejo o algún otro animal, no tendría nada que comer a excepción de algunos magros vegetales que él mismo cultivaba.
Un día de otoño, muy parecido a cualquier otro, el hombre se encontraba cazando en los bosques, en una montaña llamada Shinoda-ga-mori. Él podía sentir que algo no andaba bien. Desde hacia varias semanas las manadas de animales habían estado escaceando, al igual que las aves, lo que le hacia cuestionarse "¿A dónde habrán ido todos los animales?"

FOLKLORE
KITSUNE
Consternado continuó su camino hasta llegar a un arrollo donde se encontró con un zorro. Los zorros no son muy buenos para comer por su puesto, su carne es poca, pero ante tanta necesidad poca carne era mejor que no tener carne alguna.
Al igual que el cazador, el zorro se veía hambriento y delgado, aunque no por eso perdía su magnificencia: su piel era gruesa y su cola -de un rojo intenso- era prueba de que éste ejemplar había visto ya varios inviernos. El cazador preparó su arifle.
El zorro, que hasta entonces había estado bebiendo agua del riachuelo sin percatarse de la presencia del hombre, levantó la vista justo antes que éste tirara del gatillo. El cazador dudó, y el zorro se sentó lentamente sobre sus patas traseras, sin apartar nunca la vista del hombre, y juntó sus patas delanteras como si estuviera rezando, implorándole al cazador por su vida.
El hombre se quedó perplejo: nunca antes en todos sus años de cazador -que no eran pocos- había visto tal comportamiento. El cazador sabía que lo único que tenia que hacer era tirar del gatillo para disfrutar de su cena más una piel abrigadora para los meses de invierno. El zorro parecía saberlo también, y esto de alguna manera conmovió el corazón del cazador quien lo dejó ir.
El zorro hizo una rápida reverencia y se alejó dejando al cazador anonadado, preguntándose qué había hecho y con el estómago gruñéndole.
La noche comenzó a caer y el cazador tuvo que regresar a su casa sin nada más que las últimas verduras que le quedaban para acallar su hambre.
El cazador estaba acostumbrado a vivir en aquellas tierras solo, con alguna ocasional visita de algún leñador que pasara por las cercanías o fugitivos, por lo que se sorprendió cuando alguien llamó a su puerta, y más sorprendido quedó de ver que era una mujer la que se encontraba afuera.
- "Buenas noches," dijo la dama.
- "Buenas noches," respondió el cazador cautelosamente.
-
El cazador la invitó a pasar, pues se sentía solo, y muchas veces deseaba tener a alguien con quien poder conversar en noches tan frías como esta.
La muchacha le contó iba a visitar a sus familiares que vivían del otro lado de las montañas y sin querer se había desviado del camino y se había perdido. Él hombre se disculpó pues solo tenia unas pocas verduras y algo de sake, pero la mujer le ofreció de la comida que ella llevaba para sus familiares en agradecimiento. Y casi instantáneamente ella preparó las más exquisitas comidas para el cazador: conejo, pollo y hasta papas dulces de postre. Él quedó satisfecho por primera vez en mucho tiempo.
Los dos platicaron mientras comían, y se extendieron hasta ya entrada la noche. A la mañana siguiente la mujer le dijo que le agradaba mucho el hogar del cazador, rodeado de montañas y ríos y bosques.

FOLKLORE
KITSUNE
- "¿Te importaría que me quedara un poco más?"
Por supuesto que al cazador no le importó. Pronto ese 'un poco más' se convirtió en semanas y las semanas en meses y los meses en años, y poco a poco los dos se encariñaron el uno con el otro. Eventualmente la mujer se dio cuenta que estaba en cinta y después dio a luz al hijo del cazador.
Las cosas mejoraron mucho para el cazador, los animales volvían a caer en las trampas, él y su esposa y su hijo Dojimaru tenían carne en abundancia y con la ayuda de la mujer su magro jardín había crecido y ahora tenia una mayor variedad de plantas.
Un día, sin embargo, cuando después de haber dado la vuelta a una colina desde donde se divisaba su hogar el cazador pudo observar a su esposa cuidando a su hijo, y al lado de los dos ¡una cola roja!
Al ver una cola desde tan lejos el cazador volvió a ver, y ahí seguía la cola. Enojado, el cazador cayó en la cuenta de que había sido engañado por el zorro al que salvó la vida, y sin pensarlo regresó furioso a su casa.
- "¡Date un baño!" - gritó.
- "¿Pero y el niño.."
- "¡Yo lo cuidaré!"- el hombre sabía que a los zorros les disgusta el agua, por lo que pensó que si ella se rehusaba se probaría el verdadero origen de la mujer. Sin embargo ella accedió y al poco tiempo él hombre escuchó el golpetear del agua.
-
Pero el cazador no quedó contento con esto, así que buscó una rendija a través de la cual poder observar a su mujer, y cuando la encontró, fue grande su sorpresa, ya que la mujer estaba usando su cola para remover el agua.
Aun así, él cazador la había amado, pero el pensar en el futuro que tendría su hijo lo hacia rabiar, ya que si alguien descubría la identidad de su madre harían mofa de él. De esta manera decidió enseñarle al niño como comportarse, escribiéndole en un cuaderno lo que debía o no hacer:
• Nunca te pares en la vía que divide los tatami y la puerta, pues la gente es supersticiosa acerca de esto.
• Nunca caces mariposas, libélulas u otros insectos. Los zorros y otros animales podrán hacerlo, pero nunca las personas.
• Nunca tragues de un bocado tu comida, ya que el hacerlo es signo de malas costumbres.
• …
Una vez terminada su lista, se volvió c hacia la mujer-zorro quien se había transformado de nuevo en humano.

FOLKLORE
KITSUNE
- "Yo soy el zorro de Shinoda-ga-mori." dijo.
- “¿Así me pagas por haber salvado tu vida?"
- "No. Yo ya te había pagado, pero eso fue hace mucho tiempo. Te di comida en lugar de mi propia carne, me quedé contigo y te di compañía porque estabas tan solo que ni tu mismo te dabas cuenta." Las lágrimas rodaron por sus mejillas. "Te he dado un hijo." le dijo recuperando su compostura. "Ahora cuida bien de él, que yo he de regresar a Shinoda-ga-mori."
Al día siguiente ella se fue dejándole una nota:
Si el niño llora y llora y no para, tráelo a Shinoda-ga-mori.
Si tienes problemas con el niño, tráelo a Shinoda-ga-mori.
Por favor cuídalo mucho.
Y nada más.
No pasó mucho tiempo que Dojimaru notó la falta de su madre y comenzó a llamarla con llantos desesperados. El padre no podía callarlo, por lo que se decidió a llevarlo a al bosque como había dicho su mujer.
Al poco tiempo de haber llegado apareció un zorro frente al hombre y su desconsolado hijo, y Dijimaru, al ver a un zorro por primera vez en su vida se asustó mucho, tanto que se ocultó detrás de su padre y cesó su llanto.
El cazador entendió entonces que esta era la forma en la que el zorro había planeado detener al niño para buscar a su madre. También entendió el dolor de la madre al observar como su hijo se escondía temeroso de ella.
Padre e hijo regresaron entonces a casa. El niño tuvo una infancia normal hasta que el cazador le enseñó a leer y escribir. Dojimaru aprendía a una velocidad sorprendente docenas de caracteres chinos cuando otros niños sólo aprendían unos pocos. Lo mismo pasaba con las matemáticas, que mientras los otros niños de su edad tenían problemas con la suma y la resta, Dojimaru se aburría ya con las multiplicaciones y divisiones; esto era por supuesto, resultado de su herencia.
Así, Dojimaru tuvo gran éxito en la vida y pronto él era quien proveía a su padre con todo lo necesario, haciendo que el cazador dejara de cazar por necesidad.

FOLKLORE
KAPPA
Otra criatura clásica que aparece en muchísimas historias.
El Kappa es un espíritu acuático, que parece una mezcla entre tortuga y mono. Su cuerpo es el de un mono sin pelo, de piel resbaladiza como la de una salamandra, en su espalda lleva un caparazón duro de tortuga y tanto sus pies como sus manos poseen membranas, lo que les permite propulsarse en el agua.
Lo más característico del Kappa es que su cabeza totalmente desprovista de pelo (o se supone) tiene una hendidura en la parte superior con forma de cuenca por donde respira, lo que le permite salir a la superficie y poder respirar hasta que el agua se agote.
Según se cuenta, los Kappa viven en las regiones pantanosas y en los ríos, donde suelen arrastrar a cualquiera que se acerque a su perdición ahogándolos, ya sean animales salvajes, ganado o humanos. Se cuenta inclusive que durante la Segunda Guerra Mundial los kappa solían atacar a los submarinos y devorar a los muertos en batalla.
Sin embargo existen varias formas de protegerse de ellos; la primera y más sencilla es atacarlos por su debilidad: los kappa son tremendamente cuidadosos cuando se trata de tradiciones, por lo que aun en el peor momento tendrán en cuenta sus 'modales'. Si el kappa ha salido del agua se aconseja hacerles una reverencia, a lo cual ellos invariablemente responderán con otra, lo que provoca que se caiga el agua de la cuenca y que no puedan respirar, así regresarán a ocultarse al río o lago del que salieron. Lo mejor de esto es que los Kappa tienden a olvidar fácilmente, por lo que este truco se puede repetir varias veces ^^.
La segunda forma es la más conveniente, y consiste en colocar un pepino (no se si se llame de la misma forma en otros países latinos, pero en inglés es 'cucumber') con tu nombre o el de tu familia y dejarlo flotar en el río o lago de los kappa como una ofrenda, así te aseguras su ayuda y protección en los tiempos de necesidad.

FOLKLORE
GATOS
También a esta criatura se le atribuyen poderes de transformación, especialmente si es viejo.
De carácter malicioso el gato es capaz de transformarse de manera permanente (a diferencia del kitsune o del tanuki)en un ser humano para así poder tomar un rol activo en la sociedad.
Dependiendo del color del gato se le atribuyan ciertos poderes, siendo el más temido el gato de color rojizo o pardo "gato flor dorada" y el gato tricolor (blanco, negro y pardo).
Como dato curioso, se decía que los gatos totalmente negros o totalmente blancos eran capaces de predecir el clima, por lo que los marinos siempre tenían uno en el barco.

AKUMA
También se le conoce con el nombre de Toori Akuma o Ma.
Esta criatura terriblemente maligna y con una cabeza enorme vuela a través de los cielos con sus ojos flameantes trayendo mala suerte al que lo ve.

BAKU
Es una quimera, con cabeza de león, patas de tigre, cuerpo de caballo y cola de vaca.
Se dice que Baku se encarga de devorar los sueños malos o convertirlos en buena suerte.

HO OO
Es el ave fénix japonés cuyo macho es llamado "Ho" y la hembra "Oo". Viene a la tierra a hacer el bien y a traer una nueva era.
Representa al sol, la justicia, la fidelidad y la obediencia

KIRIN O KI LIN
Digamos que es un tipo de unicornio, que simboliza la rectitud, la sabiduría y la justicia. Es un ser tan cuidadoso de la naturaleza que evitará, a toda costa, hasta el pararse sobre una brizna de pasto o lastimar un insecto.
Se dice que aparece justo antes de que un sabio nazca (o bien, muera) o durante el gobierno de un rey justo.
Se dice que tiene la cabeza de un dragón con un sólo cuerno, la melena de un león, el cuerpo de un ciervo y la cola de un buey.
Otro tipo de unicornio japonés es el Sin-U que tiene características leoninas.

FOLKLORE
TANUKI
Los tanuki, al igual que los kitsune, poseen la capacidad de transformarse en aquello que ellos deseen, desde teteras hasta demonios colosales. Son crIaturas curiosas e inteligentes que siempre llevan en los cuentos la encomienda de enseñar o dar una moraleja.

NINGYO
La Ningyo o "Mujer Pescadora" es una criatura de las profundidades del mar que podría ser comparable a la sirena occidental. Posee cabeza de mujer con una larga cabellera, pero con el cuerpo de un pez. A diferencia de su homóloga occidental, la Ningyo aparece para dar consejo o advertencia.
Sus lagrimas tienen además la cualidad de convertirse en perlas y se dice que su carne otorga la juventud y hermosura eternas.
Takahashi escribió otra historia con un corte más o menos oscuro que se conoce como la "Saga de las Sirenas" y trata precisamente de las propiedades de la carne de éstas... muy al estilo Takahashi.
Los hombres se denominan Samebito u "hombres tiburón".

FOLKLORE
HITOTSUME-KOZOU
Un duende con un sólo ojo en medio de la cara; se dedica a asustar a la gente

ROKUROBI
Son monstruos femeninos con cuellos sumamente largos. Usualmente se ven como mujeres comunes y corrientes, pero de noche extienden sus cuellos para espiar o asustar a la gente; inclusive pueden transformar sus rostros y volverlos de demonios.

JISHIN-UWO
Es la anguila gigante que se supone sostiene a todo el Japón sobre su lomo, y que es la causante de los terremotos.

SERPIENTES
La serpiente blanca es considerada la dadora de la riqueza, pero a menudo las serpientes se caracterizan por ser la reencarnación de personas malvadas y vengativas.
También es un símbolo de lujuria.
Una característica especial de las serpientes es que estas habitan los lagoa y ríos como espíritus guardianes o como kami, por lo que aveces son confundidas con dragones, aunque se supone que muchas de estas tienen el poder para convertirse en dragones.

YAKSA O YASHA
Los Yashas" (llamados también Yaksas en Sánscrito) son demonios de la mitología hindú con forma de perro, servían a la diosa de la guerra (cuyo nombre creo que era Jade o parecido) y eran los guardianes espirituales de los templos.

FOLKLORE
DRAGONES
El simbolismo del dragón es casi universal, y es realmente impresionante encontrar la cantidad de referencias que tienen todas las culturas a este tipo de animales míticos. Japón no podía ser la excepción a esto.
Los Ryujin o "seres dragón" son los más representativos en Japón.
Son criaturas que residen generalmente en las profundidades del mar y unos pocos en las montañas y tienen a su cargo las aguas, la lluvia y la tempestad.
Los que viven en el mar habitan en un magnífico palacio de coral y cristal gobernados por el Rey Dragón (Ryu O). Éste posee un cuerpo humano, lleva una serpiente en su corona y sus súbditos son todos los habitantes del mar.
El Rey Dragón es un ser notable por ser sabio y noble, pero su benevolencia se ve destruida por la conducta necia de sus vasallos.
La hija del Rey Dragón es la guardiana de la música y los discursos públicos, además de ser la dadora de riquezas, por lo que también se le denomina "Dama con Abundancia de Joyas".
Con respecto a ella cabe destacar el templo de Miyajima en la isla de Itsuku Shima, ya que fue construido para asemejar el palacio del Rey Dragón por el dictador militar Kiyomori por allá del siglo XII.
El OGonchoes un dragón blanco que cada cincuenta años se transforma en un ave dorada. Su llanto es presagio de que habrá hambruna.

FOLKLORE
TENGU
Los tengu son espíritus de las montañas que son a veces confundidos con los shura (espíritus enfurecidos,). Se dice que son capaces de transformarse en humanos en un santiamén para engañar a las personas. Algunas veces son representados con cabeza, alas y garras de ave, mientras que en otras solo con una nariz anormalmente grande.
Suelen representar la hipocresía, pero también se les considera protectores de los templos budistas, de los leñadores y los cazadores. Incluso existen historias que hablan de ellos como maestros de los hombres.
Los hay de dos clases: una principal y una subordinada. El jefe tengu lleva ropa roja y una corona y en la mano luce un abanico hecho de plumas. Los tengu inferiores están sujetos al jefe y deben servirle siempre, también se les llama Koppa Tengu o "tengu repartidores".
Mi "tengu" favorito (eso SI ES tengu, en realidad no lo sé)es Kima, que aparece en el manga de Ranma 1/2. Ella es Parte de la Tribu del Fénix y es la encargada de cuidar a Saffron.
Por lo que veo cubre casi perfectamente la descripción de tengu ¿o no?

FOLKLORE
ONI
Es una de las figuras clásicas de la cultura japonesa que puede en cierto momento ser llegado a comparar con el Demonio (Diablo) occidental, pero que sin embargo difiere en muchos aspectos de éste.
Un término más apropiado sería el de Ogro, ya que a veces hacen el bien. En realidad son criaturas a las que les gusta causar problemas utilizando los fenómenos naturales.
Algunos son el origen de todos los desastres tanto naturales como humanos y los hay tan grandes como para devorar el mundo o tan pequeños que lo único que hacen son travesuras.
Visten con pieles de tigre, tienen una boca ancha y a menudo un tercer ojo en la frente; ostentan en la cabeza un par de cuernos y sólo tiene tres dedos en las manos y los pies.
De manera clásica son seres horribles surgidos de los infiernos cuya misión es torturar a las almas malvadas
Los hay de distintos colores como rojo (oni del enfermedades y epidemias), verde (del infierno, también los hay rojos), azul, gris, etc.
Sin embargo los Oni no siempre representaron al mal, de hecho hay historias en las cuales se dice que existen monjes que al morir se convierten en Oni para proteger al templo de las enfermedades. Además los Oni tiene otra faceta: son tremendamente cómicos.
Esto se denota cuando se entrometen en los asuntos humanos para luego ser burlados. Al respecto hay una historia muy cómica que trata de un hombre que poseía una verruga en la mejilla derecha y que una noche se encuentra con un grupo de Oni danzando y decide unírseles. Éstos al ver lo buen bailarín que el hombre era lo invitan a regresar al día siguiente, pero le piden que deje en prenda (para cumplir su promesa) algo de él... y escogen precisamente la verruga. El hombre regresa al pueblo muy contento por haberse deshecho de ella, pero otro hombre con una verruga igual en la mejilla izquierda decide probar suerte y ver si los oni le quitaban la suya. Así el segundo hombre fue en la noche al lugar, donde los Oni se reunían y empezó a bailar, pero como era muy mal bailarín, los Oni se dieron cuenta que no era el hombre de la noche anterior, y como castigo le colocaron la verruga en prenda en la otra mejilla y así regresó el hombre apenado con dos verrugas por envidiar la suerte ajena.
Otro tipo de Oni son los "genios" (espíritus) del viento "Raijin" y del trueno "Fujin". Raijin es un oni rojo, que lleva un marco redondo en la espalda al que van unidos unos pequeños tambores, mientras que Fujin es azul y ostenta un gran saco, del que sale desde una suave brisa hasta un tempestuoso huracán dependiendo del tamaño de la abertura de éste.


Temas Similares
Forero está desconectado  
Antiguo 21-Jan-2010, 09:18   #2
Forerito
 
Avatar de Blackzafyr
 
Ingreso: 05-June-2009
Mensajes: 65
Blackzafyr está en el buen camino
Predeterminado Respuesta: Mitologia Japonesa

Gracias por el aporte,buenísimo
Blackzafyr está desconectado  
Antiguo 27-Jul-2014, 23:28   #3
Forero junior
 
Avatar de ValeAnahi
 
Ingreso: 27-July-2014
Edad: 20
Mensajes: 2
ValeAnahi está en el buen camino
Predeterminado Respuesta: Mitologia Japonesa

Buenísimooo! Muchas gracias
ValeAnahi está desconectado  
Crear Nuevo Tema  Respuesta

Etiquetas
japonesa, mitologia

Herramientas


Desarrollado con: vBulletin®
Derechos de Autor ©2000 - 2014, Jelsoft Enterprises Ltd.