En psicopatológia:
- Cuando hablamos de conciencia no lo hacemos en términos morales, sino en sentido de vigilancia de control de los estímulos.
- Los trastornos de la conciencia se entienden como un continuo, en el sentido que hay una graduación en la perdida de conciencia.





1- GRADOS
- Obmbilación.
Nivel más leve de pérdida de conciencia.
Consiste en una disminución del grado habitual de conciencia. Es como un estado de semisomnolencia.
Lleva asociada otra sintomatología como bradipsiquia, disminución o pérdida de atención, desorientación, apatía, lenificación de la actividad motorica y suele ser frecuente la aparición de ilusiones.

- Confusión.
Mayor grado de perdida de conciencia.
Se habla de lo que es el síndrome confuso - aurico o “buffet delirante”, consistente en que asociado a la disminución del grado habitual de conciencia aparecen todo tipo de ensoñaciones, ilusiones, alucinaciones y fabulaciones que se mezclan con la realidad. La persona vive en un estado de caos estimular.
Este síndrome suele estar acompañado de un alto nivel de ansiedad y de una turbulencia afectiva.
Trastornos que requiere ingreso inmediato pues el sujeto puede hacerse daño así mismo o hacerle daño a alguien.
Esta situación vital, a la persona lo puede vivir con mucha ilusión le puede encantar u horrorizar.
Durante este periodo de confusión es normal los trastornos en la memoria y en concreto la hipoapnesia.

- Estupor.
Grado de pérdida de conciencia realmente importante.
Se caracteriza porque el paciente no reacciona a los estímulos del entorno, ni es consciente del mismo. Suele ir acompañado de acinesia (perdida total del movimiento), y de mutismo.
Es un trastorno muy grave que se presentan en dos síndromes que son:
> Trastornos depresivos.
> Esquizofrenia catatónica.

- Coma.
La pérdida total de la conciencia.
Es un estado que se genera a través de la ingesta de alcohol y de traumatismos.

2- Trastornos particulares de conciencia = estados crepusculares.
No hay pérdida de la conciencia, sino que se produce una perdida de la misma. Es decir, la persona pierde el control, la vigilancia sobre determinados estímulos y se concentra en un aspecto de la realidad.
Se dan básicamente en la Histeria, dentro de los cuales se dan ciertos estados crepusculares:
- Letárgia histérica.
El sujeto esta en un estado de sueño profundo, similar al coma. Sus electros son normales, sus reacciones estimulares son normales y fuerza la oclusión de los ojos.

- Catalepsis histérica.
Estado similar al estupor, caracterizado por una hipertonía muscular (esta rígido), no reacciona al estimulo externo pero sin embargo es consciente del mismo (del entorno).

- Crisis sincopales.
Serian como lipotimias o desmayos con gran aparataje, con teatralidad impresionante, el sujeto acaba como desmayándose pero no se desmaya.

3- Los trastornos de la orientación.
Estos generalmente van precedidos de trastornos en el nivel de conciencia. Cuando hablamos de orientación lo hacemos en dos sentidos:
- Orientación auto psíquica.
La orientación que tenemos con respecto a nuestros coordenadas personales.

- Orientación alopsíquica.
La orientación con respecto a las coordenadas temporoespaciales.

El sujeto puede tener una orientación parcial.

Los trastornos de la orientación son sencillos ya que solo hay una, desorientación que hay de dos tipos:
- Autopsíquica.
Consiste en la perdida de orientación con respecto a las coordenadas personales. La persona pierde la noción de su propia personalidad, aparecen los trastornos en el esquema corporal...

- Alopsiquica.
La persona pierde la orientación con respecto a las coordenadas temporales y espaciales. El sujeto no sabe que hora es, si es de día o de noche,... Y no sabe en que ciudad vive, no sabe volver a casa, o no encuentra el baño,...

El sujeto puede tener una orientación parcial aun teniendo desorientación, por ejemplo, sabe ir al baño o a su cuarto (rutinario) pero no sabe donde vive (general).

El sujeto puede tener una falsa orientación, puede crearse una orientación falsa (se la inventa, coordenadas subjetivas).